El niño que se rió en la boda de Harry y Meghan – Modini Shop
El niño que se rió en la boda de Harry y Meghan

arte, Barcelona, bcn, Blumarine, boda, boutique, celebrities, DARIA SLONEVSKA, Hugo Boss, I Pinco Pallino, Kate Middleton, kids, kids boutique, Lapin House, Meghan Markle, Miss Blumarine, modini, Moschino, Networking, peluquería, Philipp Plein, Premium, Premium Networking, Primigi, Príncipe Guillermo, príncipe Harry, real, realeza, ROMERO, Romero Premium Networking, vanguardia -

El niño que se rió en la boda de Harry y Meghan

Si ya lo han leído (casi) todo de la boda del año entre el príncipe Harry y Meghan Markle que tuvo lugar el pasado sábado 19 de mayo, se habrán empapado de quién fue el y la más elegante, de quién consiguió o no eclipsar a la novia, de la sobriedad de ellas, de la excentricidad calculada de la Reina Isabel, de la presencia y posible buen o mal gusto de las celebrities británicas y del resto del mundo… pero suponemos que también se habrán enterado de quién ha sido quien se lo ha pasado mejor.

Siempre destacan en este tipo de eventos las imágenes de quienes no parecen estar del todo cómodos en un evento de estas características. Las sonrisas forzadas, los gestos de aburrimiento contenido, los rictus de circunstancias… y de entre todos ellos, la naturalidad de los niños que participan en ellos.

 

Si en la boda entre el Príncipe Guillermo y Kate Middleton fue una niña, Grace Van Cutsem la que se llevó los titulares por su gesto de cierta… desgana, por no llamar cabreo monumental, a la hora de gozar de un momento tan incomparable, en esta ocasión ha sido el pequeño (o los pequeños) Brian (o John) Mullroney quienes han sido los protagonistas. Y tenemos estas dudas porque los dos chicos que llevaban la cola del vestido de Meghan Markle son gemelos.

Y uno de ellos protagonizó, al fin, un gesto de alegría sincera en el momento más oportuno. La imagen del niño sonriendo, feliz, emocionado, por el momento que estaba viviendo, le ha colocado como uno de los protagonistas de la boda del año. Y lo hace mostrando felicidad y contento. Qué más se puede pedir.